Solo su reducido peso

ya consigue ahorrar recursos comunes

La creación de envases ligeros es la solución de Ecolean para ahorrar recursos naturales. Ahorrar recursos ya no se trata únicamente de controlar los residuos al final de la vida útil de los envases. Ahora son igual de importantes los recursos que se emplean al inicio de la misma.

Un menor uso de materias primas desde el inicio. Los envases Ecolean dejan a los otros envases en un segundo plano. Un envase Ecolean pesa entre un 50 % y un 60 % menos que un tetrabrik o una botella para líquidos convencionales. El plástico empleado en un envase Ecolean Air de un litro pesa tan solo 10 gramos.

La ligereza es garantía de éxito La reducción de la cantidad de material de envasado empleada, transportada y eliminada genera grandes beneficios a lo largo de todo el ciclo de vida del producto. Los dueños de las marcas que emplean envases ligeros no solo consiguen una disminución de los costes sino también un mejor perfil medioambiental y una mejor imagen de marca y reputación corporativa, entre otros beneficios.

  • Uso reducido de materias primas

    Gracias al uso reducido de materias primas, somos capaces de crear un envase ligero. Ahorrar recursos naturales ya no se trata únicamente de controlar los residuos al final de la vida útil de los envases. Controlar los recursos que se emplean para crearlos es igual de importante. El envase Ecolean Aseptic de 1 litro tan solo pesa 14 gramos.

  • Ahorro de recursos

    El uso reducido de materias primas ahorra energía durante la producción, el transporte y la gestión de residuos. Su ligereza y delgadez son dos claros argumentos de ahorro de recursos que encontrará a lo largo de todo el ciclo de vida del producto, y no solo al final. El proceso de fabricación de Ecolean requiere menos agua, menos energía y emite menos gases de efecto invernadero. Ahorrar recursos salva el planeta.

  • Ahorro de energía

    Cuanto más ligero es el envase, más energía permite ahorrar ya que requiere menos energía de fabricación. En Ecolean, utilizamos menos material desde el principio. Nuestro envase pesa tan solo entre un 50 y un 60 % de lo que pesan un tetrabrik o una botella convencionales para alimentos líquidos.

  • Menos residuos

    Un envase Ecolean vacío, está realmente vacío. Cuando los productos más espesos, como el yogur, se venden en envases convencionales de 1 litro, se suele desperdiciar hasta 1 decilitro, que se queda en el envase y se tira a la basura sin ningún motivo. Una vez vacío, el envase Ecolean queda tan plano como un sobre y ahorra espacio en la bolsa de basura, lo que ayuda a una mejor gestión de la eliminación de residuos.

  • Ahorro de transporte

    La reducción del volumen de los residuos permite un ahorro considerable de recursos en el proceso de gestión de residuos, por ejemplo, gracias a la reducción de la cantidad de transporte necesario. Imagine el espacio, la energía y el transporte que se ahorraría en un mundo en el que solo se utilizaran envases Ecolean.